Hace mucho, mucho tiempo, los hombres y mujeres de los primeros pueblos de América Latina, además de sembrar y cosechar, de nadar y trepar, de cantar y bailar, inventaron un nuevo verbo: contar, contar historias que para ellos habían ocurrido hace mucho, mucho tiempo.

 

El escritor Guillermo Barrantes y el ilustra