Últimamente mi abuela no parece mi abuela. La memoria se le puso algo rara: se olvida de lo que hicimos ayer pero se pierde en los recuerdos de su infancia. No entiendo mucho por qué, pero me alegro de que se haya venido a vivir con nosotros, a pesar de que a veces no me reconoce. Yo sí que la conozco, sobre todo por su sonrisa. Es que mi abuela siempre, siempre, sonreía. Y aún lo hace. En especial cuando la abrazo.

MI ABUELA NO ES LA DE ANTES

SKU: ES 42
$U460,00Precio